jueves, 31 de diciembre de 2009

Lo sé





Contame de eso que no me queres contar.
Me aburrís con tu presencia insípida.
Sin embargo sentirte me calienta mucho.

Vayamos a fumar un porro,
Quiero verte iluminada por un farol
que sonrías y me quites la poquita vida
que habita en este pedazo de injusticia.

Vayamos a tirarnos a un pasto,
verdes radiantes para nuestros cuerpos
revolcados al sol de estos humanos
tan empachados de humanidad.

Vamos a cantarnos nuestros temas
a liberar nuestras miserias
a reírnos de ellas,
a morirnos con amor.

Vayamos más allá de la vergüenza,
que el tiempo nos espera
que quien enfrenta: alimenta,
que podemos ser libres
en nuestra propia libertad.

Vayamos a dormirnos milagrosos,
milagrosos de tocar y despertar.

Por unas horas de eternidad,
nena, no me des vueltas,
que es simple:
El paraíso es simple.
Lo sé.


miércoles, 23 de diciembre de 2009

Sólo nado solo

"...clama el viento y ruge el mar."
Carlos Obligado


El pez no sabe que pasa afuera,
lo aturde el agua, su vida.

No escucha los cantos de los pájaros,
los inventa.
De ahí su sufrimiento,
de ahí que el pez por la boca muere,
de ahí que el ave lo pesca y sin morderlo: se lo traga.


no se volar,
sólo nado
solo.

Y me quedan los ojos
respirando atentos,
diciendo:

“aquí se ahoga
el pez
más prisionero del mar.”


sábado, 19 de diciembre de 2009

Se desangra yo





Me alejé del bar mirando el suelo como un buen perdedor.
Resignado, dolido y esperanzado.
El mundo pudo sentir la fuerza con la que soñé tu grito llamándome,
Darme vuelta, ver tus ojos volándose para mí.
Pero parece que el vacío me lo llevé todo yo.
En un complot de desilusiones, la tierra entera me dejaba ir.
“Mi ombligo es demasiado profundo para que me dejes solo en el”
Me dije a los ojos con los labios secos.
Nadie de mí se lo explica. Me dejaste acariciando tu sombra a escondidas, con esos dolores que duelen en serio y que sin saberlo te cambian la vida.

“A los sentimientos se los siente. No se los ignora”, me explicó un adoquín.
“Si tuviese tu dureza, ahora estaría en el bar” le callé a la piedra porque no puedo explicarle lo que duele sentir.
Recuerdo tu pestañear: no entendía nada.
Y tenes el corazón de origami juntando lo que no te pude dar.

“No le hace falta tu amor, compañero”, chisteó desde el cordón de una vereda, un paquete roto de alfajor. Le expliqué: “Me abandonaron como a vos. Me dejó revolcándome en sus migas, tirado en la calle, lamiéndome el poco dulce de leche que me dejó impregnado a la piel-envoltorio segundos antes de que se la llevase otra boca”. Silencio. Claro, para ti también es fácil no sentir.

PENSAMIENTO:
DEJAME CAMINAR SOLO,
que para llorar me sobra temperamento, me sobran lágrimas.

¿Cómo te hago pasado, si sólo y solo existe el presente?

Error atarme a tus caricias en todos esos sillones que compartimos
Fue un ciclo que no cesa,
y no quiero escucharme más, escribiendo lo que nos perdemos.

Seguís dando en el blanco, tiñéndolo de negro y tu sangre cuando sangre dejará de ser azul.
Me llevó lo que me diste.
Hace lo mismo.
Guárdalo en un freezer y que digan los años,
mientras, yo espero que esta muerte...
no me viva demasiado.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Era sabido

de sombra escuálida
te acercaste a este recuerdo.
me viste sonreír entre influencias estáticas.
no lo creíste y era sabido.
mi posibilidad fue tan grande
que humilló a la tuya.
No tenías que hablar
y miraste para contradecirme.
Te escondiste, mostrando tus uñas
entre un mundo y una columna,
mantuviste el horror firme,
la clemencia al pie de tus letras.
Arrepentida de olvido
buscaste encontrarme atado a tus juguetes
Y yo te encontré a vos
Con el final cantado,
que alguna vez:
te callé al oído.


jueves, 12 de noviembre de 2009

Cosas

Nadie con la posibilidad de razonar un misterio:
se quedaría de brazos cruzados.
Nadie: podría ser yo.
Yo podría ser nadie.
Pero ni yo ni nadie, podría ser alguno-
aunque algunos podrían ser muchos.
Si quisiese ser más explicito lo sería.
Y si lo fuese, podría ser que no lo quisiese.
A veces creería que supongo demasiadas cosas,
Y otras veces creo que las cosas creen más en mí que cualquiera.
A las cosas les escribo poemas,
y las cosas no agradecen, ni se emocionan.
Aunque para mí algo ocultan en su forma material,
tal vez sobredosis de sentimientos que les inyectamos- drogas - souvenirs que quedan acá-
Cosas, que son cosas, que son.
Están.
Estoy.
Estamos entre cosas.
Y la naturaleza, en su grandeza omnipotente, diosa inexplicable
si pudiese ser cosa, lo sería.
Y las cosas entre tantas cosas... sospecho: se mueren por llover.
A la naturaleza también le escribo poemas,
Y ella ni las lee, ni las siente.
Aunque dude, y vea en el tronco de esa palmera una sonrisa afectiva,
que me cuida y me mima como si fuese un nieto de mejillas gordas.
Sea como sea: es.
Es naturaleza todos los días. Lunas, estrellas, soles, flores.
Y las cosas todo el tiempo, ocupando espacios, sin ser menos,
se guardan en ella, poetiza que cada noche recita ausencias
hambre sabor a cartón y su olor de amor masoquista.
Lo hace
para que beba de sus tetas de mujer: leche que me incite a creer en lo que no escribo,
en esos suspiros famosos que cada vez dicen menos y se ocultan detrás de todo lo que soy.
Importa:
Rodeado de cosas, no las hago menos.
Las invento, las escucho y no le doy los gustos que me deben.
Igualmente se que
si las cosas escribiesen, me escribirían poemas.
Letras –arañazos de expresión que
quizás ni siquiera lea, que quizás ni siquiera sienta; yo tampoco.
Pero no me juzguen,
¿quién podría entender a una cosa siendo uno: una cosa tan distinta, siendo uno: naturaleza creadora?

De tanto gotearles mi mente,
No mire al papel que recibe mi tinta sanguínea,
Y de golpe zarpazo, la hoja se me ha puesto a llorar.
Por lo menos:
Ahora que llueves: cosa, ya no me tienes porque envidiar.


domingo, 1 de noviembre de 2009

Tu hoja

Tenes un corazón
que tiene un corazón.
Un paraguas seguido de tu nombre.

Color – colores

Tres estrellas en presencia de un arco iris
que se sintió tobogán-

Oficina mordiéndose las lenguas,
mientras
tu hoja escribe historias para mí.-


La noche es tan bella
que tiene estrellas
y vos con paraguas...

para no encandilarlas.



jueves, 22 de octubre de 2009

Papelitos destruidos





Papelitos destruidos
muertos, mal recortados
-escombros
ella –nota musical- se ve filosa y reservada.

Basura para cegar: inundándonos.
Muros bañados en salsas simbólicas,
y me hundo en los Beatles
con la ventana abierta
la cabeza congelada
ardientes neuronas de joda
ideas prostituyéndose
sombras revolcándose en su carbón
inconcientes durmiendo con la luz prendida.

El humo me decora las pestañas
nada hace
no parpadea la molestia
y ruge un león desolado
insolencia casera que te describe
a mi y mi abundancia de sonrisas a medio reír.

“No puedo lograr”
y ahí termina la frase con su infinito acabar

es la manía del perdedor:
perder todo
menos la memoria.

A vos te grita la noche
como un amazonas en llamas.
Nada se compara.

Prefiero
amor.



domingo, 11 de octubre de 2009

Etiquetas de tu ilusión: de reino y aldeas

Te acostás en tu nido de secretos, esperando mañana no haya tropiezos que despierten recuerdos.
Madrugas con algunos que otros miedos, apurada, buscando estarlo para no caer en manías que no van con tu estilo vida.
Te extinguís por la tarde cuando no parece haber salida, cuando todo es más fácil, cuando a la merienda no le interesa nuestra panadería, cuando a todo lo que fue, le puede el invento de cada engaño-

Te enredas en cartas de amor que no tienen mi letra, y aunque no te veas, estas allá, en esas cuadras, mirándome la boca, soltándote las alas para que vayamos a pasear.
Y no te rendís, seguís, porque así se juega el juego, porque así lo esperan tus mayores, porque así se sobrevive a mí.
Te sirves de su forma, como si fueras a olvidarte de mi textura, de mis partidas a medio ganar.
Te acomodas las caras que te guardas para no extrañar las mías, las caras que se crean y desarrollan a tus espaldas con el peso del sol.
Y te come la idea de que mi único rostro sea fiel a vos, a lo que fuiste...
Etiquetas de tu ilusión: de reino y aldeas.

Al igual que yo: no te das una idea de lo que es amar.
No te das a nadie, porque te diste a un pasado que de único y eterno, se quedó solo.
Te acercarías a mi oído para decirme que sos feliz, que ya nada pesa, que el amor de tu vida es ese que no soy yo, y que no hay reproches para tu elección.

Al igual que algún que otro yo, sabes que nada habrá como eso que no nos dimos el valor de ser.
Y aunque hoy, no se ofrezca ningún perdón podrido en llanto, se que llegará la noche, porque aseguro, será una noche- La noche donde tus pies pidan mis manos, y tu quijada se suicide por mí...

Y no tengo dudas-
porque
No hay mentira, si creo estar diciendo la verdad.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Me titularon Agustín Marcenaro

Me titularon Agustín Marcenaro
cuando no imaginaban que usaría barba y pelo largo.

Me parió una santa buscando un santo,
un padre encontrándose con su hermano,
con mi tío revolucionario.

Agustín, obra que tiende a desaparecer,
en su cuelgue tan suyo y ajeno,
de sal y tan dulce.

Amante de pocas pulgas, de muchas lunas,
viudo divorciado con complejo de nene abandonado.
Soltero con anillo y tatuaje con la inicial de LA asesino.

Ningún sueño para el abuelo,
pesadilla para él si me viese leer al Che.

Flaco, de hambre con alas y muletas,
de caminos con suelos fruncidos, de alpargatas con tapones de aluminio.

Agustín, que se acuesta cuando amanece,
que duerme cuando sueña-

Viejo que se siente joven con dolores de rodilla izquierda.
De campera sin el botón que prometió coser ella.

Iluso pero jamás insulso.
Prolijo en su andar desprolijo.

Agustín, sello sin tinta, que cambia mejillas por bocas,
que esquiva pastores y misas para obviar mentiras.

Morocho de pelo rubio, de ojos sin fondo,
de latidos piadosos, de veredas con baldosas flojas.

King Kong sin Hollywood, sin isla, sin Manhattan,
en una larga caída rodeado humanos y otras trampas.

Loco de aspecto bohemio, de rayuelas sin cielo,
de espejos con dueños.

Agustín, granito de arena humillado,
que no sabe entender, que no entiende crecer.

Artista para no morir, para no ser, para no mentir.

Adicto a la pasión, al veneno y al remedio,
a lo sencillo y sus figuras, al laberinto que nos cruza.

Agustín, soñador melancólico y testarudo,
de ímpetu colorido y noches negras con matices grises.

Gigante en el placard,
con coraje de poeta
pero con miedos para alumbrar la noche de un desierto.

Yugular de perro sin domesticar,
casa de techo de chapa- con vista al mar.

Agustín no es ningún misterio,
me lo dijo él,
es un pez en su anzuelo.


miércoles, 23 de septiembre de 2009

Algo te digo

Minúsculas gotas de lluvia en la ventanilla de un colectivo.
¿te dice algo?

Narigón con capucha y risita mientras dice: “Uno, diez”
¿te dice algo?

Taxi bien pintado, iluminado con publicad de Heller gobernante.
¿te dice algo?

El “piiii” del timbre, frenazo y una rubia con paraguas, bajando.
¿te dice algo?

De pollera corta, lindas piernas, -la miro, me mira como a un mendigo.
¿te dice algo?

Yo en un colectivo, con papel y lapicera en mano, mientras caen gotas rotas de mi pelo mojado.
¿te digo algo?


¿te dije algo?

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Sigo escribiendo

Culo en silla, manos en teclado, vista en monitor.
Escribo lo que lees, lo que escuchás.

La noche no está de humor, yo tampoco-

Y tengo la leve sospecha que ella está justo ahora, detrás de mí.
No me di vuelta, pero la siento respirar.
No voy a darme vuelta mientras la sienta respirar.
También sospecho que no le agrado, que desespera por verme agonizar.

Siempre creí en espíritus, y aunque no los vi,
muchas veces los sentí.
Los sentí en el ambiente, deformándolo.
Como ahora, que siento detrás mío a la muerte,
con ese olor a muerte, con ese andar de muerte,
con ese silencio a muerte, con su desfile de sombras con muerte,
y su show con destellos y reflejos de luces muertas en el piso,
en las paredes, en la ventana.

Sigo, no distraigo mi vista de lo que escribo,
de cada letra que aparece a continuación de cada ruido de tecla
que se propaga en mi habitación.
Ese ruido molesto, asfixiante,
imitador de las agujas del reloj,
la muerte disfrazada de tiempo,
el anzuelo perfecto para enloquecer, para perder,
parar correr, para no ver, no sentir, no vivir: -morir.

Te pesca el misterio, lo seguro, el alfa, el omega,
te pesca la mentira, la verdad, el bien, el mal,
te pesca en vida, con vida,
para llevársela.

De pesca
vos atrás, pensando que me importás.

Yo, sigo escribiendo...

para no morir
para no morir.


domingo, 13 de septiembre de 2009

Atardece otro domingo

Domingo, 18:41 hs.
Atardece, lo insinúa bajito la ventana.
Se mira tan sola la mirada, la mente envuelve,
el silencio que no desaparece por más música que le eche encima,
por mas charla que le de al espejo,
por mas amor que me invente.

El silencio es físico,
tiene la forma del miedo,

-la forma de su última mirada-


miércoles, 9 de septiembre de 2009

Se que hay un calor que nos buscA

Al tiempo arrepentido de mi destino
no se le puede decir nada.
Él es una bola de ego rodando a través de mis ganas,
recorriendo paciente mis horas,
alimentándose de mis fracasos como si fuesen empanadas salteñas

Escribo pidiendo a ruido de silencio que la mañana no me despierte,
que no me confunda con alguien más, que yo duermo de día,
que sueño cuando los pájaros intentan hacer melodías como las que hacía Bob Dylan.

Y entre tanto discurso de amor,
entre tanto ídolo retorciéndose en su infierno,
entre tanta rosa venida a menos,
entre tantos cuerpos escasos de pasión,
entre tanta jaula pintada de libertad,
entre tantas manos trabajando para otras,
entre tanto suicidio masivo en colectivo a la hora pico,
entre tantas lágrimas buscando perdón,
entre tanto, se que hay un calor que nos busca,
un calor similar al que logra una chinche al disfrutar de la carne bañada en sangre de algún pie distraído que jamás pensó merecer semejante dolor,
un calor padre de Adán, hijo de Eva, un calor desnudo que se desnudaría frente al espejo de sus dudas, sí las tuviera.

risas
Y si la tierra gira es por el escalofrío que le da el ser parte del universo.


“Te explique unas 5 veces querida que ella es una amiga”
Le dice él recordando a Sabina y sus mentiras piadosas.
“¿Vos te pensas que vas a hacer lo que querés?”
Le dice el padre a su hijo, repitiendo lo que una vez su padre le dijo.
“Sos el amor de mi vida, sin vos no puedo vivir”
Me dijo ella creyéndose que lo sentía, haciéndome creer que lo podía sentir.
“¿Qué me decís?” te pregunto yo a vos, buscando una respuesta en tu mirada.
Sólo en tu mirada, -SOLO- con tu mirada para que no me distraiga tu boca, para que no me distraigan tus palabras.
“¿Qué te digo?”
Te digo que tengo más de un sueño y que no los quiero soñar en una cama de dos plazas.


Willy Ronis, "le petit parisien"

domingo, 30 de agosto de 2009

ESPADA-yo-PARED

Tiempo que se presenta,
vestido -
pasa.
Deja esa mirada, esas otras,
sonrisas que se pegan a la frente despertando a mi conciencia de su siesta,
conciencia que con imprudencia se dedica a pensarlas.

Serán pan mientras me beba otro Syrah,
Serán pared mientras se esfuerza un “nunca más”
Serán suertes mientras nos llega algún final.

No faltará esa postura: ESPADA-yo-PARED.
mi lengua diría:
“Acomódate preciosa, leerás mis poesías, rendida: las escribirás, forzaras besos al aire, darás vueltas en mi agonía y –caradura- el sueño, nos hará soñar. A vos y a mí, de mí, en mí, por nada más que mí.”

Soñé, embarré, me creí el cuento de lo eterno.

Sigo:
“No te rozará mi deseo, ni mi pensamiento dibujado de perfume,
Quizás algunos destellos –pioneros- que podrían abrir tu fuego en dos.”

Es claro y absurdo, pero es.
Y nadie me saca del imaginario que en el cruce de nuestros ojos
un tiempo divino se puso a llorar.

Frenas a esperarme, mientras te arrastra tu vergüenza.
Pena para los dos, pena para compartir.

“Y no te alcanzaría un corazón, silueta,
para guardar mis lagañas envenenadas de canción,
como no me bastaría la miga de tu vista para alimentarme la razón.”

De contramano, como la sobredosis de caricias que escondió ELLA junto al amor, avanzando a saltos largos: - te veo llegar.
-Al saludar y al “tic-tac” ansioso de mi beso,
solo el sabor frustrante de mis mejillas te llevarás...

te llevarás, silueta:
sabor para ocultar-

sábado, 22 de agosto de 2009

Callas y no otorgas

Silencio
Dos pisos abajo: merienda recalentada-
Hay protagonistas vendiendo entradas,
ofrecidos anuncios de felicidad.
No tengo ESA hambre, no esa.
Persigo carne, persigo sangre.

La estufa llamando la atención.
No hace tanto frío-
Escondo los dedos, los escondo de mis manos,
Manos_ quietas de paciencia,
paciencia que no cabe en mis piernas,
ni en mi cabeza.

Me falta una ventana más,
Que no de luz, que de vista.
Que no de más que cierta claridad
para cuando vengas de tu cita a ciegas.

Salvándome de todos los silbidos del amor,
veo que la tarde no vale nada.
No hay nada.
Y mañana habrá, me burlaré de mí hoy,
minutos que serán ruinas,
no habrán envidias: para las risas silenciadas
que florecen de la habitación de al lado.
Sinceramente:
Angustia, que extrañaré-

Mañana será como ese pasado todavía tibio,
que todavía veo.
-con velo
Te veo callar:
Callas y no otorgas.
No haces más que llorar lágrimas comunes
–llenas de marcas, se deslizan por tu interior,
por esa fabrica de ásperas sensaciones que reprimes.
Miedo.
Y yo no estoy.
No estoy, ni estaré.

Tardan los años, a veces las horas.

De pronto:
-Elipsis-
Se escucha a los protagonistas murmurar sobre la cena.
"¿Qué comemos?"

Sordo, miro por la ventana que falta:
Oscureció.
Afuera también.


miércoles, 19 de agosto de 2009

Te dirás/Me dirás

Vienes,
cada vez más cerca.
Y te veo más grande, y no me achicó.
Me enciendo a esperarte junto al viento,
me siento a distanciarme del camino empedrado.

Te maquillarás, sabiendo que detesto eso,
y me besaras con tus labios untados en lápiz labial.
Me importará un carajo y buscaré sentir tu lengua
aferrada al corazón.
Te dirás: ¿qué hago?, me dirás: ¿que haces?
No te sabré responder.
Tú, esperarás respuestas, sabiendo que mentiré-

Y allí te veo, parada en un decorado verde,
buscando reacción en mí,
sabes que poco puedes esperar.
Anticipando, te digo, casi afirmo:
“ni se te ocurra
esperar algo de mí,
porque más que la espera
no podré darte”

No me entiendes.

Desesperas-

miércoles, 12 de agosto de 2009

No te tengo

No te tengo y no se de que me quejo
Si nuestras libertades se escondían en nuestros miedos,
Si nuestros miedos se alimentaban de nuestro alrededor.

No te tengo y no se de que me quejo
Si nuestro amor era el final de una canción,
Si nuestros sueños eran ventanas en el suelo.

No te tengo y no se de que me quejo
Si con vos la razón se vestía de payaso
Si conmigo la pasión se disfrazaba de colchón.

No te tengo y no se de que me quejo
Si nuestras palabras cada vez se volvían más mundanas
Si nuestra magia, de a poco, se convertía en ordenanza.

No te tengo y no se de que me quejo
si ese presente vivía del pasado y de la esperanza de un futuro
como argumento nocturno, para que no frenaras mis besos.

No te tengo y no se de que me quejo
si ahora las fantasías se vuelven piel
y tengo más sexo que en nuestro ayer.

No te tengo y ahora entiendo de qué me quejo
Será que no tengo: con quien hacer el amor.

martes, 28 de julio de 2009

De violeta




Se ilumina la avenida Callao
en una aparición,
Imagen, que nace,
color de noche –
Tenías que estar ahí.


recorriendo veredas – vidrieras,
Yo
fantasma – esclavo
a tu lado,
mendigando compañía,
atorado en tus sonrisas.

Se pinta, te pinta
mi mente
de violeta,
Esa blusa que halagaba, envuelta en alas,
Me mirabas
–atento, sonriente- te admiraba.

La avenida Córdoba de fondo,
Tus pasos hondos,
Mis manos soles - tus muñecas lunas.
Las estrellas en esa bruma que no pudimos alcanzar.

Mi imagen se desvanece, me devuelve a mi lugar,
Resbalo -capricho- en mi afán de volver.
Ya intentando, estiro los brazos,
buscando abrazo:
el de tus pasos, tu violeta y tus muñecas.


jueves, 23 de julio de 2009

Aliados del alicate

Una lente me esquiva,
Dos lapiceras me apuntan,
El alicate sabe demasiado,
Se calla, no quiere verme sufrir,
También sabe que no corta, que lo podría haber tirado hace unas semanas
Y sin embargo todavía reposa en mi escritorio.

Fuego ausente, duerme en esos fósforos,
que intentan ser luz
al ver al libro beige de vestido a flores, refregar sus autores.

Monótona, otra noche de iguales noticias:
Que las hojas esperan, que las tintas se secan
Que mis dedos prefieren el ruido de las teclas.

Aquellos observándome, pienso en observarlos
Pero me hablan del pasado, aliados del alicate,
Saben tanto - de haber estado,
me incomodan sus miradas, atentas,
Y yo se que no hay culpa,
duda, tal vez.

Me suena parte del cuerpo - que quiere volver a verla,
Se inclina hacia la ventana, la alfombra, el suéter... todo es su boca,
Ese aroma, mi cuarto, desnudos a medias cortas, hablando bajito,
Leves sonidos...
y VUELVO a mi silencio, queda un eco danzando,
Mi mirada lo esquiva,
ella sigue viva, en mi cabeza,
dando vueltas, paseando en mi escenario.

jueves, 16 de julio de 2009

Ni colores de caramelo

Que preciosa tu cintura
¿Cuan perfecta buscas mostrarte?
El orgullo de tus deseos
son espinas que fingen doler
Y no te conforma confundir
sin confundirte,
Ni siquiera entiendes de tu pata en el barro
Ni de tu cara llorando, te sigues creyendo
la sonrisa que te inventas por temor.

No extrañes mas alfombras perfumadas,
Ni colores de caramelos,
porque el pasado no vendrá a rescatarte de tus miserias,
ni el fucsia frío de tus letras te sacará de tu tragedia.

Vamos levántame la voz
Revélate ante mí,
que la vida pasa
apenándose-

domingo, 12 de julio de 2009

Deseo especies nuevas para este dilema

Una suerte de hambrientos vientos pesimistas
rodea el aura de la noche.
Afuera es lluvia,
y adentro siento
como una gota diminuta se encarga de empaparme.

Nauseas me da tu escalofrío ansioso de miedo.
Nauseas me doy con mi frío despreocupado.
En tanto, allá arriba bailan los milagros salvos,
danzan en su magistral desobediencia a mi pedido.
Titubeando
recorro el trono del ejemplo
que pintaron padres rectos.
Lo veo injusto, avaro y egoísta
-me asquea-
Creo me lo mienten, lo decoran con toscas alfombras rojas
que de aburridas pisadas esclavas, se atoran vuelos.

Desespero por una palabra que liberé otras,
otras esperanzas que digan cambios sinceros-
-atento al desvelo de una noche con perfume a encanto
-cabos que solo desato

una imagen que tiende a desvanecerse en el pestañar de mi mirada.


Anticipo un principio fugaz que se queda sin historia,
mis inventos duelen
y sólo deseo especies nuevas para este dilema.

No retrocedo y avanzo firme hacia una nueva/misma pared
-que pide a gritos caer,
desmoronarse para ser parte de la tierra, para fundirse en ella,
para que al pasar pueda sentir mi huella.-


lunes, 6 de julio de 2009

Broto de mis lágrimas

Me brota una lágrima de sangre espesa,
brota de la tierra de mi piel seca-
Cae como gota de orina - tibia y alcoholizada -
que recorre la corteza de un árbol nocturno que madruga jóvenes perdidos.

Brota otra lágrima, esta es asesina,
brota de mis ganas de explotar,
se desgaja y
se pierde en mis bolsillos vacíos
-ariscos-
y llenos del calor de mis manos.

Brota otra lágrima, esta de sucia mugre tirana.
Se desprende de mis mejillas desnutridas,
se unta en mi agonía,
sin prisa,
para que la sienta morirse al ritmo de mi muerte.

Lenta
y brotan mas lágrimas
y no paran hasta hacerme sentir como un bolo fecal,
anhelando el destierro,
deseando escapar de mi cuerpo.

Broto de mis lágrimas, ya secas, para verme en un espejo,
y cambiar mi deseo.

jueves, 2 de julio de 2009

Llegaré

Fuerza
busca en la tierra
emergen gusanos sanos
sin corbatas
serán mariposas
libres al sol

Ve por
Aires
Buenos
nuevos

Y deja esa pena
aunque se arrastre
en venas varicosas.

Recuerda tu sangre
recuerda quien trepa
-llegaré-

Salgo de
aquí por eternos minutos
por morir en los tuyos-
por dejar mí huella ansiosa,
que tomara vida
será mi presencia
en esencia tu guerra
tendrá final

Voy a probar tus heridas
hacerlas caricias
que el viento arrastre a tu pelo
haciéndolo bailar
al tiempo de tu mirada
siempre en libertad

Llegaré-


lunes, 29 de junio de 2009

Como ella

Piden ayuda los corazones dibujados a lo lejos.
Se perdieron en esa noche
que se aquietaba por acá
que bailaba por ahí

unas horas
putas
se hicieron cargo
del resto

Llévate esta mentira
donde no la vea
púdrela con tu nada ilesa
con tu todo desperdiciado

enfrasca ese momento
y archívalo en tus hazañas
yo visitaré el rincón meloso
y erróneo donde te regalaste a mis manos
lo llenaré de otras historias,
enterraré
lo poco que eres en ese suelo

y cuida a tus palabras del resto
cuídalas de ti y de tu pequeña cabeza
porque arañan a los ilusos
porque destapa letras ajenas

y aunque te duela:
duerme como duerme ella
piérdeme como me pierde ella
miéntete como se miente ella
olvídame, aunque eso:
ella no pueda.

lunes, 22 de junio de 2009

De lujo es el luto

Te desfiguras
El tiempo lo logra,
lo devora y vomita
Deforme: Tú figura detrás de tu luz
tú luz detrás de mí,
brillando mi espalda - alumbra ese Cadillac
que intimida en su pequeñez.
Espeso en su desliz, escrito en tu iris
y vuelves aquí:
Borrosa, sin rostro ni labios
Solo los piecitos - intactos -
Con la mirada adornada.

Mi ojo que NO nos ve
Y tú te decías la pobre soñadora...
El agua besando tus pantorrillas,
un rayo de sol te ocultaba.
-Resaltaban los honguitos de la felicidad
alumbrados por una lamparita de 60 watts.

no se entiende...

y dos uñas rojas de tu colección
todavía se marcan en mi cara,
ellas más coloridas que parte de mi sombra.

Aquietas los instantes .
Sin ser impactante te acercas para besarme
Sin hacerlo, deseando bebo,
el sueño eterno que te llevaste pagando mi infierno,
Sin agua, ni santos, con caras y el baño sin ti
Sin fin, sin mi - yo erecto en toda tus formas -
De lujo es el luto
De la muerte: un futuro blando,
Con presente afilado por el colmillo que olvidaste al partir.

miércoles, 17 de junio de 2009

Te cuidé

Una madrugada te diste a mis piernas,
a mis caricias
de manos hambrientas,
de dedos ansiosos, de huellas fuleras.
Sin saber, sin creer, sin avisar
te empecé a cuidar.
Te cuidé del afuera, de sus risas,
y sus penas.
Te cuidé con mi prepotencia haragana
con mi inocencia frustrada
con mi huesuda conducta.
Te cuidé de aquellos,
de ellos, del resto.
Te cuidé de día, del día,
de la noche,
y de a ratos mediocres.
Te cuidé del cielo y de la tierra,
te cuidé del llanto y de la niebla,
te cuidé del frío y la penumbra,
de la tragedia y la comedia,
de mis idas y tus vueltas,
de tus pulgas y mis guerras.
Te cuidé de las cenizas,
te cuidé de las noticias,
te cuidé sin saber, sin mirar,
ni predecir,
que te cuidaba de todo,
menos de mi.

El frío de Junio no es como el de Julio

Planto una miga de ti
en mi sueño de hoy,
Esperando crezca
solo en ilusión,
con dotes de volar
solo yo en mí,
harto de ese domingo
que deletreó un FIN.

Cierro los ojos, cerrando el pecho
Sin respirar, sin mirar
Rogando aliviarme,
ensuciarme
de otra historia, de otras uñas
de otras notas.

El escenario lejos, la noche allá estará
sin nosotros, haciendo tiempo
para deshacerse por los miedos
que violaron nuestros pasos
que se antojaron desamparos de
violencia muda y llanto enmascarado.

El frío de Junio no es como el de Julio
Nosotros lo sabemos,
como sabemos
que lo eterno no son más que momentos
que viajan en vientos, a veces lentos,
a veces muertos.

Si te silbo, deseo, no es para que vuelvas
sino para que me lleves a vos,
en tu inocencia vestida de tirana
en tus manos ásperas del mañana.

Si muero, antojo, no es para dejarte sin mí ser
sino para encontrarme con el misterio
de saber si podré volver.

miércoles, 10 de junio de 2009

Algo de ella en mi lengua

y ella lucho por otra yugular...
ahora se deja devorar,
masticar por su mandíbula.
A ella le encanta ser el banquete sabroso
calentito y bien servido-
Sólo el que la probó sabe de su gusto,
sólo el que la consumió sabe cuan venenosa es,
solo te deja con su veneno adhiriéndose a los huesos
pidiendo un poco mas,
muriendo sin enfermedad,
buscando en tu lengua algo de ella,
escarbando en tus muelas una miga mas de ese veneno
que abriga y enfría sin acabar.

sábado, 6 de junio de 2009

Mouh Melh

Aquella ala
caminaba empedrados santos
y encontrando una sonrisa de respuesta
decidió media vuelta
y regaló su corazón.

Aquella ala
mujer de belleza a la luz
se busco en
esta ala hombre,
un lugar donde viajar.

Aquellas alas
levantaron vuelos
crearon vientos, aires con nombres,
nubes donde descansar futuros con sabores dulces.

Aquella ala se despertó en la "pacha",
cansada, buscando otro hogar.
Esta ala no baja, todavía vaga en esa atmosfera,
se queda recorriendo los vientos que inventaron,
oliendo los aires que ya no nacerán,
intentando descansar en nubes
que solo le recuerdan en la cara toda esa locura.

A la tierra, cae en gotas la sangre de esta ala
como lágrimas sedientas de amor.
Pero a aquella ala no la manchan, ni si quiera la tocan,
porque esa ala ya no sobrevive en el suelo,
porque esa ala encontró otra ala:
con quien jugar a ser cielo.

lunes, 1 de junio de 2009

Mi fruto

Te molestas,
distancia que deja crecer aire al zanco largo de tu belleza
Porque lo quieres, y la semilla es tu herramienta
Mi fruto, el que devoré y planté en mis entrañas
para que te hagas inmensa
Hechas raíz, te expandes al pubis
y no envenenas.
Careces de frente.
Olvidas a sus espaldas rancias
y no logras,
sabrás de imposible asunto, en un algún punto, en el tuyo-
Astuta mediante cordura bien disimulada,
autentica, de rostro fingido adherido a caras,
secas al alma,
amagas,
escapas de cada sombra rebelde que se refleja de ayer.
En mi espacio me libero de tu absoluta entrega buscando lo contrario,
abrazando a escondidas un deseo,
rogando que si te rascas no me hagas sangrar.

jueves, 28 de mayo de 2009

Como ese mono tierno

*

Me razono King Kong,
¿No miran mis ojos acaso?
¿No ven?
Los disparos,
su barbarie uniformada de gris muerte tiñendo de rojo sangre su letargo.

Interrúmpanse en mí –adentro: soledad inmensa descargando emociones.

Sólo sus gritos, mi furia, llanto en desahogo iracundo.

Blanco de negro,
trepo,
miro por encima de sus cabezas,
caeré
y
palmaré como ese mono tierno tildado de bestia por las bestias.



miércoles, 27 de mayo de 2009

Shhh!

Siento angustia – forma de útero –
No quiero la vean, ni si quiera la huelan.

Busco el baño, en él compasión.

El fruto es agua, cálida, la ducha la sirve de a gotas rajantes.

Lloro
Shhh!: la lluvia enmudece el llanto
y lloro
más
.
caudal

Tanto llanto y más lloro,
mis angustias cáncer que se tornan lágrimas,

lágrimas que en su fórmula
me limpian tanto como el agua que me baña.

martes, 26 de mayo de 2009

Me persigue una noche de ayer

La misma noche de ayer me persigue
...me cuenta de vos...

"no me persigas, ve por ella y tráemela"

viernes, 22 de mayo de 2009

Ratón de negro opaco

El ratón de negro opaco refleja en su lomo dos glóbulos de luz ámbar desenfocados.
Debajo dos sombras apenas visibles, apenas dadas
a un fondo claro de día medio soleado.
Una de las sombras: inmóvil.
La otra inquieta, se mueve en su eje, de lado a lado.
Suena armónico el ambiente.
La sombra estática escribió.

jueves, 21 de mayo de 2009

Un comido intentando comer

Ilusiones de corazones sensibles en realidades de familia de cotillón destructor,
una madre que se comió una hija,
un marido, como buen militar, dominado por el cuello gordo de la mujer,
un hermano de dos caras, de insensible sensiblería, apestado por la jungla de los muertos en la mesa a la hora de cenar.
Esas ilusiones murieron allí,
con ganas de vivir desnudas las fueron a vestir,
con ganas de vivir al natural las hicieron maquillar,
ilusiones de rebeldías y libertades ahogadas en la celda de la familia bienestar.
Qué bella la conquista austera de la gula disfrazada de mamá,
que repudió a todo ese amor libertino ajustándole la corbata que ella le invento en la garganta.
Que derrota la tuya, que derrota la nuestra, que derrota la mía,
¿qué monarquía inútil disparo nuestra flor de la escopeta?,
¿qué leyes amorfas dieron de comer a mi espíritu agnóstico?,
¿cómo creí en mi asesino, convidando cerveza en patio de barrio y viajes en cuatro ruedas con discursos bien planchados?
fue, pasó, lo decoraron así:
como un comido intentando comer.

martes, 19 de mayo de 2009

Rayito: de nada

Rayito que caerá para darme de almorzar rebanaditas de milagros sabrosos, bien tostados y con gusto a verdad
rayito dame tu albor
párteme el pecho con arroz salteado japonés
no me dejes, llévame
arrastraré con mis uñas el pasto embarrado donde pisé mi última lágrima
y viajaré herido sanando
sáname rayito
sáname con tu luz potente azul cromo
y no me pidas nada
nada
sólo eso busco en su pureza: nada.


miércoles, 13 de mayo de 2009

Aire de Placard

Me asfixio.
El aire es denso,
las nubes lo vomitan.

Me quiero acorralar
para pasar a otra forma.

Pisos blancos
de madera suave
-acarician-

Abrí esa puerta
del mismo color
-entré
-pasé
a oscuridad
-cerré
hay mas
-me abriga
no se ve
-Mejor!-

Mis rodillas
golpean mi rostro,
es peor
que golpeen de afuera.

Alienado
embarco a la mente.

Ropa y yo desnudo.

-libre.
El aire al pene
excita
¿Que aire?
ni siquiera es viento.

Milagro adentro
lo tomo
-exhalo

Necesitaba aire puro.
El aire de un placard.


jueves, 7 de mayo de 2009

Acelga 0.99

Acelga 0,99,
a sus pies paltas machucadas.
Camino calles negras bien iluminadas
la gente pasa mirando las vidrieras
yo los miro a ellos
no hablan pero no paran de decir
GRITAN en sus cuerpos abrigados.

Pasos.
Dos policías no entienden su uniforme.
Parado un hombre que se acomoda el bigote.
Más pasos.
Desentendidos, una pareja se esquiva las manos.

Conducen seres.

Un 37 me refriega sus pasajeros en la cara
atento, miro si alguien brilla en él,
NADA,
un confuso vacío de cuerpos oscuros,
de miradas ilegibles y predecibles.

Una cumbia se desata de un kiosco.

Bastones sosteniendo ancianos.

La esquina explota de infelices soportándose,
una señora me choca con su cartera, se da vuelta y me dice: Perdón.
No pude modular para responderle, tan callado como un callado más
me resguarde en mis pensamientos.

Una chica no muy chica me mira al pasar,
desde abajo me observa cual un Dios.
Sí supiera cuan pequeño soy,
si supiera cuan diminuto me hace la traición,
cuan infértil me forma el dolor.

El cielo mira.
Pienso:
El mundo es un inmenso bastardo pisándote los talones,
y a mi lado bastardos ignorando serlo.
Sí, yo otro bastardo ignorándome.

Y otro policía, éste con planilla,
éste entiende su uniforme
pero no entiende por qué lo viste, por qué lo usa.
Fuma.

Tal vez te cruce.
Flash: bajabas de algún medio, corrías a mí sonriendo, dispuesta a besar.
Otra NADA. Esta dolió, me devolvió peor.

Pisadas varias.

Una rápida:
No tiene menos de ochenta años, avanza a paso acelerado,
jamás pensó en la muerte, mujer. Jamás pensará en la muerte.
Y aquí no dejo de pensarla, la castaña muerte de ojos miel
que brilla tanto al reír como al llorar,
mi muerte de piecitos tiernos y manitos con arrugas suaves
mi muerte de pasado anestesiado, que no se deja pisar.

Me aplastan con sus botas, granaderos del orden establecido,
con horarios y marionetas de piel.
Sangre no se muestra, ni se huele.
Se esconde en sus venas, en lo más hondo.

Jogging elasticado. Podes pagar en cuotas con Visa o MasterCard.
Diecisiete pesos con noventa.
¿Qué miro?
No, no quiero serlo.

Edificios altos, publicidades agobiantes, luces enfermizas,
mi cabeza toma vuelo, estiro el cuello,
abro la boca, muestro los dientes,
la lengua reina, mis brazos trepan por los balcones,
macetas caen, la gente sigue...
sobrepaso el límite, grito al mundo en un silencio atronador.
Hola Luna, al fin te encuentro.
Por favor, matame, que me intriga LA verdad.


viernes, 1 de mayo de 2009

Mi facultad

Qué facultad la mía, la de no saber como salir ileso de las relaciones deshumanizadas con las que suelen manejarse la mayoría de los mortales.
Me fijo un precio por el cual me voy a dejar acribillar, sin importar cuan alta sea la cuota a despilfarrar por mis ánimos agujereados.
Es simple, es una formula impecable si querés sentir como se siente ser un buen punto de apoyo pasajero para los inoportunos sedientos de eficacia en soledades.
No niego mentirme de vez en cuando, pero confirmo que se hace pesado el sueño ajeno cuando el propio no es más que un montón de pasados secándose al otoño de mis impaciencias.
Sobretodo no es abrigo, y yo no soy friolento, así que déjenme con mi mal lustrado corazón, que el ya sabe como maltratarse solo.

miércoles, 29 de abril de 2009

Fresca y crocante la herida

Saca a relucir su astucia ,
maga avalancha de la cara a las mangas.

Fuertes vidrios de seda acostados,
dados a cualquier vereda que cargue ilusión.
Simple sumiso esquivo del destino
inquieto vendedor de tizne
fabrica biblias para presidentes decentes.

Aquí se vende la historia con pinchazos y en alfombras voladoras
de peras grandes con sabor a pobres
con gusanos de mentira y prendedores con brillantes.

Sin camisas los decentes descerebrados por el sistema,
optan por el pan amohosado con carne cocida a la codicia
por los pingüinos acechados no por el petróleo, sino por el fracaso.

Hay desvelo por el sillón.
Se complacen por la derrota, los amigos del dinero, del mercado y la escafandra.
Subirán para sentir su almohadón poderoso, que guarda olores agrios y sangre seca, las huellas de los esfínteres bla-bla-bla, golosos de palabras falsarias,
arrumacos de dolores varios.
Si todavía se huele, balcón de hélices mudas y movedizas recuerdan la huída,
aún se respira
fresca y crocante la herida.

sábado, 25 de abril de 2009

cenizas

Baja
corre por la tierra

canta
el segundo que dejás

cielo
a un eco del silencio

fuego
adentro
quema fríos
vestidos

desvestilos
desnuda baila mejor
búscale abrigo
está indefensa
tiembla
y acá mueres
y allá ríes

dejá esa voz
tomá el comienzo
la mesa a servirse
tu color
tenido
de otro

es mentira
, una buena
no alcanza
te quemás

cenizas serás
en tu piso
te verán
te veré
, volarás al aire
sin ser más
que eso:
cenizas.

sábado, 18 de abril de 2009

"este hombre se dice poeta"

"El hombre civilizado es un monstruo que ha desarrollado hasta el absurdo esa facultad que tenemos de derivar los pensamientos de nuestros actos, en vez de identificar nuestros actos con nuestros pensamientos."
"Soy aquel que ha sentido mejor el desconocimiento estupefaciente de su lengua en sus relaciones con el pensamiento. Soy aquel que mejor ha localizado el punto de sus más íntimos, de sus más insospechables deslizamientos. Me pierdo en mi pensamiento verdaderamente, tal como se sueña, tal como se entra súbitamente en el pensamiento. Soy aquel que conoce los recovecos de la pérdida."
"El médico siempre tiene razón contra un encarcelado, porque le basta afirmar, y el enfermo siempre está en el error porque en tales casos aún sus afirmaciones de hechos entran en la categoría de un delirio catalogado, cualquiera sea la lucidez que emplee en expresarlos"
"No existe sismógrafo humano que permita a quién me mire, llegar a una evaluación de mi sufrimiento más exacta que aquella fulminante de mi espíritu. Toda la incierta ciencia de los hombres no es superior al conocimiento inmediato que puedo tener de mi ser. Soy el único juez de lo que hay en mí."

Antonin Artaud

La ficha del psiquiátrico decía "este hombre se dice poeta".