domingo, 13 de septiembre de 2009

Atardece otro domingo

Domingo, 18:41 hs.
Atardece, lo insinúa bajito la ventana.
Se mira tan sola la mirada, la mente envuelve,
el silencio que no desaparece por más música que le eche encima,
por mas charla que le de al espejo,
por mas amor que me invente.

El silencio es físico,
tiene la forma del miedo,

-la forma de su última mirada-


4 comentarios:

Aldana dijo...

As usual, no me queda más que aplaudir.

Tal vez la última mirada era una invitación.
Invitación al miedo que escondía,
a descubrir eso que teme o que no teme
Miedo a no tener miedo. No sé.

Pero el domingo, pobre. No tiene la culpa...
Hoy lunes tmb va a atardecer, y el silencio va a estar ahí. En forma de miedo también...
¿Y QUÉ HACEMOS CON ESE SILENCIO?

Juan Manuel dijo...

Eses,
de silencios sentidos,
de soledades sagradas,
de sabores con sonidos soleados.
Pero también,
eses,
de ausencias,
o mejor aún,
de desamparo,
de desarraigo,
de descuido,
de desesperanza,
de desapego,
de desgarro,
de desprotección,
de desafío...
Bien, al fin una palabra
que valga la pena ser nombrada.
Marce-Mar

lauracle dijo...

Ese silencio puede venir en forma de miedo... pero también nos hace más fuertes. Y aparecerán muchos silencios en nuestra vida.

cheCa dijo...

Me encanta la parte donde dices "...no desaparece por más música que le eche encima..."