domingo, 12 de julio de 2009

Deseo especies nuevas para este dilema

Una suerte de hambrientos vientos pesimistas
rodea el aura de la noche.
Afuera es lluvia,
y adentro siento
como una gota diminuta se encarga de empaparme.

Nauseas me da tu escalofrío ansioso de miedo.
Nauseas me doy con mi frío despreocupado.
En tanto, allá arriba bailan los milagros salvos,
danzan en su magistral desobediencia a mi pedido.
Titubeando
recorro el trono del ejemplo
que pintaron padres rectos.
Lo veo injusto, avaro y egoísta
-me asquea-
Creo me lo mienten, lo decoran con toscas alfombras rojas
que de aburridas pisadas esclavas, se atoran vuelos.

Desespero por una palabra que liberé otras,
otras esperanzas que digan cambios sinceros-
-atento al desvelo de una noche con perfume a encanto
-cabos que solo desato

una imagen que tiende a desvanecerse en el pestañar de mi mirada.


Anticipo un principio fugaz que se queda sin historia,
mis inventos duelen
y sólo deseo especies nuevas para este dilema.

No retrocedo y avanzo firme hacia una nueva/misma pared
-que pide a gritos caer,
desmoronarse para ser parte de la tierra, para fundirse en ella,
para que al pasar pueda sentir mi huella.-


1 comentario:

María dijo...

Gracias por la invitación. Muy interesante!
Besos