domingo, 29 de noviembre de 2009

Era sabido

de sombra escuálida
te acercaste a este recuerdo.
me viste sonreír entre influencias estáticas.
no lo creíste y era sabido.
mi posibilidad fue tan grande
que humilló a la tuya.
No tenías que hablar
y miraste para contradecirme.
Te escondiste, mostrando tus uñas
entre un mundo y una columna,
mantuviste el horror firme,
la clemencia al pie de tus letras.
Arrepentida de olvido
buscaste encontrarme atado a tus juguetes
Y yo te encontré a vos
Con el final cantado,
que alguna vez:
te callé al oído.


5 comentarios:

Leo dijo...

Nene, de lo mejor que te he leído!, Groso!

Anónimo dijo...

que belleza ! me encanta te dejo un beso

Marce Vagni dijo...

Si uno lo sabe,
si se cae de maduro,
podemos estar preparados para el batacazo.
Puede que así, duela menos, o que ya estemos anesteciados, o definitivamente ausentes de lo está por venir, porque ya nos anticipamos,
ya lo vivimos, ya lo sufrimos.
Te acordas??
"Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir... y al fin andar sin pensamientos"..
Naranjo en flor!
bs

Pluma dijo...

talentoso!

Shio!!! dijo...

bellisimo....
saludos, te cuidas... bye!