domingo, 7 de agosto de 2011

El poeta está desapareciendo

*


La soledad me anda buscando
quiere que escriba un poema,
dice que me extraña, que no soporta no verme a llanto largo,
despotricando en mi espesa niebla de confusión interior.
Tampoco soporta no verme disparando con fuerza ciega
esa queja inteligente y bien justificada,
decorada, filosa y sedienta queja intolerante
que tanto se ha movido en mi boca con soltura magistral,

noches donde borracho y herido sangraba frases que buscaban venganza, vengarme del mundo, de su sistema egoísta, superficial y asesino, vengarme de mi insatisfacción por todo lo que no podía tener, ni entender,
como si no tuviese todo lo que necesito.
Ya no tengo odio, ni rencor,
no tengo ganas de pegarle al mundo como lo he hecho a menudo,
ni de pegarme a mí,
ni de enamorarme a mí intentando enamorar a mujeres y mujeres,
como tan fanáticamente me he dedicado en mi ego grande de boca de tiburón, de brazos de mono,
ni lo que siento por Ángela puede tener traducción a poema,
como querer materializar el infinito o vestir al amor,
todo intento es ridiculizarlo,
una imposibilidad de la expresión limitada por la inmensidad del sentimiento,

y es que el poeta está desapareciendo,
como desaparece un dolor,
como cuando el humo se eleva por sobre las cenizas,
estamos perdiendo el bardo, comandante,
mi revolución de grito alzado
anda silencioso, agradecido, convencido en su paz de aceptar
que el tiempo ya no pasa,
que la felicidad te vuela del terreno
donde se fluctúan las incógnitas y las preguntas,
donde no se busca el orgasmo porque ya vivís en Él,
y el sentido de explayar mis sustentos
va bajando su volumen

y es que prefiero que me escuchen menos y me vean más,
la verdad en mi accionar de cada día como prueba ineludible
de que estoy en la paz del mundo que sueño,
en la perfección de la construcción que genero al ser auténtico con mi actitud bondadosa,
ya no quiero esas palabras acomodadas en renglones que anestesiaron tanto puñal en mis entrañas
y ya no pretendo tener letras para expresar lo inexpresable de este estado de amor incondicional en el que gravito los segundos con conciencia plena de existencia divina,

si convierto la caída en vuelo, no hay manera de que duela el suelo,
no hay forma de tener miedo,

no voy a necesitar poema en el cual refugiarme,

el tumor inflamado lleno de pus está cicatrizando con mucho amor,

con ese amor es que lo saluda mi ser, querido Bubón,

entienda que los milagros no se dejan escribir,
que las pruebas han sido superadas,
que el poeta está desapareciendo
y que no hay por qué sufrir.


*



El camino me abarca
aunque puedo caer,
entonces será
levantarme y aprender,

y si en mi fluyen los poemas
pues aquí los traeré
pero no esperen penas
porque no me rendiré.


Gracias por su lectura,
mis saludos.


*

5 comentarios:

onix dijo...

LAGRIMAS DE ALEGRÍA POR LA ENERGÍA QUE EMANAN ESTAS LETRAS! LAGRIMAS DE ORGULLO POR VER QUE LA LUZ NO TIENE OBSTÁCULOS PARA LLENAR CORAZONES REBELDES EN SU TOTALIDAD!

GRACIAS POR TANTA LUZ, NO DIGAS QUE EL POETA DESAPARECE...DESAPARECE EL EGO....BRILLA MÁS LA ESCENCIA...AQUELLA QUE RECORDÓ PARA LO QUE VINISTE...PARA LO QUE ESTÁS Y A QUIÉN SIRVES...!

NO HABRÍA TESTIMONIO DE AMOR Y LUZ, SIN TRANSFORMACIÓN, NO HABRÍA MÉRITO EN LAS PALABRAS ELEVADAS SI NO HUBIESE UNA TRANSMUTACIÓN....

GRACIAS POR SER Y ESTAR, Y SEMBRAR.
TU HERMANA EN LA LUZ
ONIX
SI A LA LUZ NO A LAS SOMBRAS

La Vagni dijo...

No creo que desaparezca porque está en tu ser, y sí se siente algo de nostalgia en las frases, hasta yo la sentí.
Pero es cierto, aunque no querramos reconocerlo: el dolor, el sinsabor, nos obliga a buscar los porqués, nos exprime para poder entender, y ahí .. nos pasa a todos expulsamos como votimadas, verdades tras verdades, que quizás no lo sean tanto, pero son auténticas, porque salen de las entrañas.
Aun así, decretar la muerte del poeta, es como matar un brazo tuyo, o un pie o la mano que porta el lápiz o sentir "que el puñal del cuento que estaba en tu bolsillo ya no es tu lápiz", creo que sigue ahí. Pero distinto,
más puro,
más íntegro,
menos salvaje,
con la capacidad de dar ahora con tu voz algo que sane y que no mate,
tu poder está intacto,
la única diferencia,
creo humildemente,
es una pregunta:
que busca ahora el poeta?
Como decía Borges todo está en encontrar la pregunta...
Te quiero mucho hombre!

Antonio dijo...

Este poeta no está desapareciendo... Se me ocurre que vive renaciendo.

Lau dijo...

qué grande agus...cada vez que paso por acá me voy tan chocha de leer cosas tan buenas, y de las que llegan al alma, y vuelan cabezas... coincido con antonio, morir, renacer, morir renacer... la poesía vive ahí.

un abrazo!

Camila von Wernich dijo...

Estas letras fueron la forma mas libre de expresar la consciencia plena. Increíble lo que siento leyéndote, me siento yo en vos.