miércoles, 29 de septiembre de 2010

Carta a quien me lea

*


Como verán, si vieron, y si habían visto, he cambiado el diseño del blog.
Esto se debe en gran parte a algo muy lindo que les voy a contar después de los dos párrafos que vienen.

1.
La tilde en la “o” de Bardó la agregué después de que conocí a Ángela.
Ella me dijo en una charla que le gustaba más como rimaba “Bubón Bardó” que “Bubón Bardo”. “Es màs armónico, suena más francés...” me tiró con esos ojitos encendidos.
Adoro ese idioma, por lo cual, mi decisión fue instantánea.
Agradezco, de paso, su gusto y su sinceridad, entre otras muchas cosas.

2.
El otro cambio copado es que en la barra lateral (si, si, la columna que está acá a la derecha de estas letras), puse un Gadget que dice: POEMAS POR COLORES.
Abajo están todos los poemas del blog organizados por colores.
No pienso explicar lo de los colores, se van a dar cuenta si lo tienen en cuenta.

Mejor sigo con lo más importante, con lo que verdaderamente quiero de una manera contarles.

Hace unos días, mi vieja me comentó que un amigo de ella había entrado al blog, que le habían encantado los poemas, que se lo había recomendado a mucha gente, que me felicitaba y que... muchas cosas lindas más, que agradecí con emoción.
Ese hombre se llama Jorge, lo conozco y es una gran persona, puedo saberlo porque lo puedo leer en su rostro, en sus maneras; se le nota.
Desde que tengo uso de imaginación, que me gusta leer a la gente, estudiarlos, adivinarlos, interpretarlos, quizás culpa de tanto Sherlock Holmes; de alguna manera es cine, me dije siempre ante mi forma, siempre con el sueño de ser un gran director.
De Jorge se lee lo vacío que está de maldad, es de lo más puro que se puede estar vacío y él tiene esa bendición.
Su enfermedad lo bajoneó mucho, ya que entre otros quilombos, lleva consigo un cáncer.
Las veces que hable con él del tema, me comentó lo difícil que se le hacía ponerle un poco de onda, un poco de sonrisas a la vida.
La depresión es devoradora, te condena al dolor; por eso, aunque lo entendí, busqué que mis palabras positivas no rebotaran en su muro, de que no se encierre en la oscuridad que le ofrecía su mente, como tantas veces me tocó padecer a mí.
En su momento no bastaron las palabras que usé para que salga de su pozo y hoy, me entero que por leer a Bubón, ese hombre triste, ahora está escribiendo poesía, reviviendo de su muerte, tomando la vida por las letras, con ganas y sonrisas, y con todas esas sensaciones hermosas que nos da estar liberados de lo que nos hace mal.

A veces pienso en el poder que tenemos al ser, al actuar con conciencia plena de amor, al ser lo que somos de la manera en la que no nos desaprovechemos nada de nada.

Esto que hago en Bubón, como pleno acto de sinceridad a la expresión que nace desde mi interior, me da sin dudas los frutos más jugosos que disfruté jamás, frutos que me pienso dar el gusto de seguir saboreando el resto de mi tiempo, en esta eternidad que me doy al escribir lo que creo.

Siento gracias por tanta luz y me lo festejo compartiendo este nuevo diseño en el blog (qué su laburo me llevó!) y que está en sus pantallas como excusa para contarles algo que los mueva por el camino del sentir.


Entonces sigo y digo:

arte es amor: HAGAMOSLO!



7 comentarios:

Antonio dijo...

Agustìn (asì con acento franchute... Je)Es muy lindo lo que cuentas. Me alegra por vos, poorque ese hombre bueno va a saber que del otro lado tambièn hay un hombre bueno. Te mando un abrazo y todo mi respeto.

Anónimo dijo...

Tu esfuerzo y tu afecto puesto en cada palabra elegida con intencional creatividad, pura pulsión emotiva, no sólo son apreciados por los que entramos a saborear tu arte, sino que cumplen con la función liberadora de desatar nuestra rutina y elevarnos un poco más allá, donde las palabras se hacen aire, donde los sueños nos impulsan para volar y volar. Gracias Agustín.

Graciela dijo...

Emocionante lo que contás y qué placentero es saber que las letras, tu blog, tu poesía, pudieron despertar eso dormido en este señor, y vayan mis felicitaciones a vos porque se siente que lo hacés de corazón y a ese hombre que enfrenta a la vida con el arte hecha poesía. Un abrazo-Graciela.

Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia dijo...

Hola Agustín, es muy lindo lo que nos contás. En mi caso no escribo poesía, es decir escribo pero son patéticas jaja. Yo escribo cuentos, en ellos me refugio. En cada personaje, en cada situación que vive y en el desenlace.En el desenlace es en la parte que me gusta sorprender al lector. Que imagine algo y que descubra una cosa diferente. Bueno voy a lo tuyo, tus poesías me encantaron siempre.Las que he leído te muestran como un ser enamorado, seguramente de tu novia/ pareja , no sé. Y enamorado de la vida. ¿Qué más podés pedir? Te deseo de ♥ que sigan los éxitos . Un saludo enorme. Neli ☼

Los Hijos de Goran dijo...

Me encanta que insistas con la palabra escrita. Ya casi nadie se detiene a leer.
Un abrazo.

Claus dijo...

Agustin bonito:
Un amigo hace poco leyo que alli donde la medicina no llega, la palabra alcanza... Y hay que ver lo que vos logras con tu palabra. Quizas sea porque naciste sin virginidad mental y ese don te da la fuerza hasta de Sanar.
Mira que hasta el Jorge vos has inspirado.
Lo mejor de ser poeta es recordarle a otros como se siente la palabra poesía, así como en tu tilde de aquellos ojos de Valentina.

L.Larios dijo...

mondieu bubón!
comanta le vú!

lest doet! lest go!
love in the air!

escribamos amores!
amemosnos!


nanoNano :O)