sábado, 17 de abril de 2010

Papelitos

Hoy 18 de Abril: Bubón Bardo cumple 1 año de vida.
Y como crece para atrás no para de hacer poesía-

aquí les va una que les quiero convidar:


si pones play sale mi voz por tus parlantitos recitando el poema que escribí.





Estoy quieto
Y sin embargo debo viajar a unos 50 kilómetros por hora.
El 203 va directo a Victoria.
Allí me espera: trabajo.
Llevo mis huesos y el único cerebro que tengo.
Los prestaré y a cambio me darán unos papeles con caras de hombres
que ya prestaron sus huesos y su cerebro.
Con esos papeles puedo vivir sin pedir nada a nadie.
Esos papeles son parte de nuestra libertad.
Dependemos de ellos.
Si, dependemos de papelitos que creamos nosotros o unos nosotros pasados
y que ahora ya casi valen más que nosotros mismos.
Estoy seguro que alguien a cambio de muchos muchos papelitos:
Mataría a otro,
o robaría,
o traicionaría,
o mentiría,
o todas juntas
o haría cualquier maldad.
Muchas personas, incluso personas que amo, me juzgan y me denigran por no interesarme demasiado por esos papelitos.
Yo sé que los necesito para comer,
para viajar en este colectivo,
para vestirme,
para bañarme con agua caliente,
para comprarme esos chocolates que me gustan.
Pero también sé que no los necesito para sonreír,
para amar,
para abrazar,
para soñar,
para cantar,
para hacer el amor,
para hacer poesía.
No preguntaré que es más importante porque tiene mucho sentido, mucho sentir.
El tema es que esos papelitos nos viven a nosotros más de lo que nosotros los vivimos a ellos.
De chico me mandaron a un colegio donde todos tenían muchos papelitos.
Mi familia no tenía tantos papelitos y entonces aprendí por primera vez lo que era la soledad.
No entendí, ni entenderé jamás porque esos papelitos hacen que la gente sea de una forma o de otra. Que se separen en grupos, según la cantidad de papelitos que tengan.
Clase alta es mucho papelitos,
clase media algunos papelitos,
clase baja casi nada de papelitos.
Después fui a un colegio donde ninguno teníamos demasiados papelitos y ahí conocí la amistad. El estar para el otro, como los tres mosqueteros, los papelitos eran sólo ganas de compartir un partido de fútbol o una coca a la salida.
Al poco tiempo entré en el juego, daba tiempo mío para hacer que otros tengan más papelitos por unos pocos que me daban a mí. Aprendí a ser usado por gente que sólo deseaba papelitos sin importar cuanto dolor pueda guardar un corazón.
Llorar es parte de un sentir. Lo escribo porque se llorar, porque lo hago al escribir lo que me duele,
lo hago al entender lo que me duele que nos conquiste un pedacito de árbol procesado de tal manera que salen de todos los colores.
Algunos se ganan papelitos gastando papelitos en alguna cosa que después venden por más papelitos, a otros les dan papelitos por llevar pizza de un lado a otro, a otros le dan papelitos por estar toda la noche cuidando una casa, a otros les dan papelitos por llamar a gente y ofrecerles mentiras.
En el mundo pasan cosas muy feas por papelitos, una cosa fea se llama: política, donde muchos se pelean por tener el poder de todos los papelitos de un país.
Y algunos países que quieren muchos papelitos son capaces de inventar guerras para robar los recursos de otro país y así entonces llenarse de más papelitos para que sus habitantes las gasten en cosas totalmente superficiales.
Gente en el mundo muere porque esos papelitos de mierda se los lleva otra gente que no sabe amar.
Yo sufro por esa gente, por los que no tienen los papelitos y por los que no saben amar.

A mi me gusta la parte en la que el Guasón quema todos los billetes, y Batman se quiere matar.

También me duele pensar que un plantita linda que a mi me gusta fumar este prohibida y que para poder tener un poquito de ella también tenga que dar papelitos a cambio.
Hasta la creación de mi Dios que tanto amo está vendida a este sistema que te aleja de lo que hace bien.
Igualmente tengo fe.
En verdad: tengo muchas cosas invisibles que los papelitos no pueden comprar, ni vender, ni tener a cambio de nada.

Papelitos, todos quieren llenarse de ellos, miren acá tienen, disfruten de este renglón lleno de símbolos de papelitos: $$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$
¿te gustan?
Recortalos de la hoja, o hace copy-paste, llevatelos.

Papelitos, papelitos

Si un día reencarno, quiero ser papelito, uno grande, de mucho valor,
Tal vez entonces:
me quieran mucho más-


martes, 13 de abril de 2010

HAY QUE HACER POESÍA!

Se sale a la calle
Pero antes:
Gorro y auriculares
Play – reggae y a volar en bicicleta.
¿A dónde vamos Agustín?
Si no sabes vos!
Vamos a lo de Nachitooo!
¿a qué vamos a lo de Nachito, Agustín?
A dar unas vueltas por el barrio mientras nos fumamos uno!
Entonces ¿a dónde vamos Agustín?
Vamos al más allá!

La rueda de la bicicleta gira y gira
muchas veces gira
Voy en bajada
El aire me despeina las pestañas:
lo suficiente como para sentir que la vida me bendice.
El aire también huele bien.
Es la tierra.
El mundo.
¿el mundo? ¿de qué hablo?
Miro y todo es tan extraño.
La vereda lleva cosos que van para arriba,
cosos como brazo con manos ansiando cielo, o ansiando estrellas o ansiando anda a saber qué...
El tema es que esos cosos que ansían, tal vez ni vean lo que ansían,
pero se desarman en muchos cositos que se estiran al espacio como ansiando y están llenos de cosas verdes que parecen no ansiar.
Parece como que no hacen fuerza para elevarse como el resto del coso.
Bueno, el fruto no siempre se eleva.
Ven? yo estoy elevado.
Elevado, fuera del contorno externo e hipócrita que encierra las texturas adorables de la simpleza.
¿Cuántos? decime cuantos
¿Cuántos se pueden guardar en una piedra?

La bicicleta tiene dos ruedas, las dos siguen girando mucho.
No más que yo.
Hay que doblar!
Eeeeaaaahhh!! Soy feliz,
Uh ya pasó! Fui feliz, muy feliz, gire en esa cuadra y fui feliz.
Uy, soy feliz de nuevo!
¿por qué?
Porque el mundo está lleno de cosas locas!
Guauuu!
¿algo tan loco como un sombrero?
Exacto. Un sombrero.
Un sombrero para ser bueno tiene que ser volador.
Todas las cosas tienen que ser voladoras para ser buenas!
Si! Las cosas vuelan! Las cosas buenas!
Las cosas malas se escabullen, se esconden detrás de cosas que no hacen y prometen hacer.
Las cosas malas te quieren ver tropezar.
Ese adoquín fue cosa mala.
Siempre caigo en que el mundo es una cosa llena de cosas.
Tengo un problema con ellas, siendo una de ellas.
Eso es mortal, no fatal, pero mortal.

La bici me pide más piernas
se las presto para la subida,
"Después Agu, doble a la derecha"
"Bueno, lo que diga mi capitán!"
Que buen tema este: “y mas ternura es lo que hace falta,
mas cultura, mas humildad...pura vidaaa”
Freno y suena el timbre de la casa de Nachito.
N.:Gil!
A: gil!
El “gil” es un termino muy usado por ambos. A decir verdad, él me lo contagió.
Más que nada me lo regalo para que lo use, me lo regalo para que lo compartamos.
N.: Olé esta faso gil!
Apruebo con cara de “prendelo ya!”
A lo que ya leyéndome la mente, responde lo que no tiene pregunta: Dale mecha cabezón!
El fuego es hermoso cuando vas a prender uno.
A veces creo que la llama al ver al faso se pone colorada y brilla, mirá como brilla ese fuego color, Mirá!
Ella es tan bendita, que puede hacer luz la oscuridad.
Vista aérea-lunar: vamos a la par creando humo luminoso
Hermoso humo luminoso sagrado humo ilumina el camino
Y como un ferrocarril lleno de colores, viajamos por calles distintas,
muy distintas a la de los demás, pero son las mismas que las de los demás.
Y a los demás le digo a esos que miran con deprecio y cara de culo
A esos que hacen ademanes de que todo se va al carajo!
Si todo se fuera al carajo, estaríamos mejor señora!
Pero no se lo decís, porque la subestimas.
Y se me hace inevitable seguir en el mundo que elijo volar.
Mariano Moreno. A esta calle le dieron tu nombre.
Agradezco tu nombre: suena bien.
Pero ¿a cuántos más miraremos pasar?
Le pido a mi mirada que no se meta por todos lados,
demasiado demasiado para este cerebro delincuente-
Se mete la mirada en una casa, pasa, no saluda,
ve a un señor con ojos de sapo viendo televisión.
Ojos de sapo, no podes llevar ojos de sapo sin saber lo que es un sapo.
Sapo eran los de antes,
los sapos no lloran,
los sapos las tienen ahí...a la sapas.
Sapo de mierda.
La calle esta no ten fin.
Cuando algo tendrá fin? No te lo preguntes jamás más de dos veces al minuto.
La calle no ten fin, como la alegría que da el cemento cuando estás totalmente en otro planeta, cuando estás en un planeta donde ni siquiera existe el cemento.
Al sapo le gusta el cemento.
Sapo de mierda.
El sapo no vuela.
Nachito habla de deportes, es como un noticiero humano, bueno no tan humano,
pero en fin, está contento porque bajo una aplicación nueva para el balckberry, que le llegan mensajes con noticias deportivas todo el tiempo.
Ahora lo veo y parece un buzón vomitando titulares.
Caminando, caminando la vida avanza con vos, te lleva y siempre estás llegando a lugares y yéndote de ellos así como así.
Pienso en un pan de salvado con queso crema y dulce de leche.
Eso se llama bajón.
Bajar a comer para tomar pilas para volver a viajar.
Hay que vivir viajando en viajes y más viajes
y más viajes, y más viajes…
Viajando veo casas que me dan terror, las veo inhabitables,
pero están llenas de personas que se creen sombras,
y que lo son sin saberlo.

De pronto llegué a casa, en el medio me habré reído
Y si pierdo la memoria, ¿qué tan mala está la idea?
Ay, pensamiento subdesarrollado que luchas contra la represión,
a veces te cagaría a palos.
Amor y guerra, amor y guerra, amor y guerra es el lema.
La paz es una calle que todos cruzan sin mirar.
Luces luces luces, que nos invadan las luces!
Y pasa un dinosaurio diciendo “no tenemos nada que ver con ustedes”
No hable dinosaurio si no sabe quien soy.
No hace falta hablar me dice y me pone un espejo enfrente...
Tenía la piel verde,
Los ojos de sapo,
La cara de sapo
El cuerpo de sapo: era un fucking sapo.
Soy, me veo.
Sapo de mierda
Sapo que sabe volar.


martes, 6 de abril de 2010